12.31.2012

Punto

...y seguido.

                                                               Fotos Tumblr


Hay años que son importantes en nuestras vidas porque aprendemos cosas que los hacen serlo, como cuando aprendes a andar o a hablar. Cosas que guardar en tu “mochila vital” y que te acompañan durante todo el camino. Este ha sido uno de esos años, en el que he aprendido cosas de ese tipo (sí, otra vez el verbo, pero es que no concibo otra forma de avanzar en el camino que no sea aprendiendo). He aprendido que se puede echar de menos estando cerca, que se puede sentir cerca, estando lejos, que los cambios no siempre son malos y que hay que abrir las ventanas para que entre más luz, una luz nueva y diferente.  Si hago balance, en mi saldo final  lo positivo supera a lo negativo.
Creo que los días no han podido estar más llenos, y claro que han aparecido piedras en el camino pero todas ellas han hecho que éste mereciera la pena y siga mereciendo la pena andarlo. También me siento agradecida por todos los que lo han andado conmigo ya sea al lado o en la distancia. A todos los he sentido cerca, como a aquellos que se han unido en esta nueva etapa del viaje. Seguid caminando y sobre todo, disfrutad haciéndolo.

12.23.2012

De otra forma, no tiene sentido



"Llévame a ver salir el sol, desde todos los portales de la luna". 





Fotos propias
La clandestinidad compartida con un hombre que nunca fue suyo por completo, y en la que más de una vez conocieron la explosión instantánea de la felicidad, no le parecía una condición indeseable. Al contrario: la vida le había demostrado que tal vez fuera ejemplar.

 El amor en los tiempos del cólera - Gabriel García Márquez

12.02.2012

Tantos mundos, tanto espacio y coincidir.

                                                                                                                Foto Tumblr 


No creo que sepas desarmarme con palabras, ni que tengas manos de escritor. No pienso que seas capaz de hacer reír a la persona más seria del mundo, ni que robes sonrisas sin apenas proponértelo. Tampoco creo que seas capaz de hacer música sin ningún instrumento, ni que puedas saber quien escribió el libro de aquel último estante. Pero sobre todo, no pongo en duda que yo pueda mentir peor.