9.21.2012

Septiembre




Septiembre llega con aires de cambio. Con firmes propósitos, y es que para mí, septiembre es mi enero. El olor a cuadernos nuevos, el color de las hojas secas, las primeras rebecas, los primeros cafés sin hielo, el gusanillo que acompaña a las nuevas etapas.
Y esta en especial quiero que sea distinta. Voy a hacer que sea distinta. No quiero quedarme quieta, ver pasar los trenes, despegar los aviones y quedarme inmóvil.
Quiero que la cerilla se prenda, andar debajo de la lluvia, reír tan fuerte que se rompa el aire. Y es que, a pesar de todo, septiembre siempre ha sido mi mes y es el mejor título para escribir este año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario