9.09.2012

Niente.



Como cuando vas conduciendo por una carretera interminable y de repente, entras en un túnel. Sabes que tiene una salida, incluso intuyes la luz entrando al final, pero no terminas de llegar.



"Mientras tanto, ser felices es una obligación 
que incumplo de cuando en cuando".



No hay comentarios:

Publicar un comentario