4.18.2012

Re-cordis.


Nos pasamos la vida esperando, desesperando. Esperando oportunidades, esperando a gente, esperando cambios y todos ellos están en el mismo sitio. Porque todo nace de uno mismo. Porque es nuestro el valor para aprovechar las oportunidades, nuestro el coraje para buscar a esa gente y nuestra la valentía para propiciar esos cambios. Y no importa que, al final, todo no  sea  perfecto, porque habrá sido como hemos querido. Así que es el momento, de encender ciudades, de correr descalzos, de besar con ganas, de soñar con fuerza y de vivir con alma.
Y si nada sale como esperas, habrá nuevas oportunidades, nuevas personas y nuevos cambios que te estarán esperando a ti.



1 comentario:

  1. "A veces sobran reflejos, a veces falta valor."
    Te leo, te sigo ;)
    C

    ResponderEliminar